Adalina, el hada sin alas


Adalina, no era un hada como las demás. Todas tenían algo que ella no podía poseer, había nacido sin alas y eso además de ponerla muy triste, era un gran problema, ya que era la princesa de las hadas.
Al ser tan chiquitita, su vida estaba llena de pruebas que tenía que superar día a día. Pero no peor no era la falta de alas para volar, sino que tampoco tenía la magia que se almacenaba en ellas. Esto hizo que tuviera que depender de los demás para hacer las cosas, algo que gracias a su simpatía, nada costaba a sus amigos, los animales del bosque.
Cuando llegó el momento de suceder a su madre, hubo algunas hadas, que pensaron que no podía ser reina sin tener alas. A tal punto llegó su tozudez, que la pobre Adalina, tuvo que plegarse a su voluntad y realizar una prueba, para demostrar su valía.
¿Cómo iba a superarla si era tan poquita cosa? Muy sencillo, cuando sus amigos animales se enteraron de lo que le pasaba, se ofrecieron a ayudarla en todo lo que fuera necesario.
Y con ayuda de sus amiguitos, no solo consiguió superar la prueba, si no que dejo a las otras hadas tan sorprendidas, que nunca jamás dudaron de ella y la aclamaron como reina de las hadas.

Escrito por Lucky en Cuentos de hadas.

Buscador de cuentos