Cuentos de animales cortos bonitos

La verdadera identidad

Niebla tenía las orejas caídas y una mirada de oso penetrante. Estaba convencida de que era una loba y desde hacía unos años se había propuesto buscar a su manada. Sin embargo, pasaban los días y continuaba en esa casa, donde una familia humana la mimaba y le daba todo lo que las personas creen que necesitan los perros para vivir. Pero la vida fácil...

Aracnofobia

A Pablo las arañas le daban muchísimo miedo. Cuando estaba caminando y veía que uno de esos bichitos peludos se anteponía en su camino, se cruzaba de vereda; incluso era capaz de volver por donde había venido, incapaz de pasar a una distancia menor de un metro de cualquiera de estos animalitos. Una tarde, cuando regresó de la escuela metió la...

Las cicatrices del gato

'No debes llorar, Zay, todos los gatos van al cielo. Y un día volverás a verlo', le decía su madre con el deseo de consolarle. Pero no, no había consuelo válido. Zay pensaba que no podía ser buena una vida en la que le quitaban al mejor de los compañeros: aquel gatito que había crecido junto con él y que ahora se iba, viejo y lleno de cicatrices....


La historia de Mancha

Mancha era un caballo precioso, todo blanco con unas manchitas negras que le había servido para darle ese nombre. Marisa lo adoraba, él era toda su vida. Se pasaban las tardes unidos, recorriendo los alrededores, comiendo fruta de la huerta de los vecinos que amablemente les dejaban cogerlas y matando el tiempo entre abrazos y galopes. Entre Marisa...

La oruga

Era una oruga, igual que cualquier otra. Sin demasiadas pretensiones. Sin razones para vivir más que el alimentarse de una hoja para crecer y crecer. Le habían dicho que un día le crecerían alas y podría atravesar el inmenso maizal y pararse frente a todo el mundo; no estaba del todo segura, pero ansiaba que llegara ese momento. Postularse frente...

La historia de Flor

Flor había sido la más pequeñita de los seis hermanos y esta realidad jamás había cambiado para ella. Al principio tenía que conformarse con esperar a que todos sus hermanitos tomaran la leche y cuando finalmente se apartaban, la pequeña se prendía ávidamente contra su madre, antes de que ella se levantara para estirar las piernas. Pero el tamaño...

Rata de laboratorio

La noche estaba en silencio. A esa hora el peligro desaparecía y le daba a Rulo algo de paz para poder dormir acurrucadito contra uno de los barrotes de su celda. ¡Era el momento! Si no desaparecía en ese instante, Rulo sabía que posiblemente nunca lo conseguiría. Sus horas estaban contadas. Había visto cómo el resto de sus hermanos habían sido sacados...

Polipo y Antón

En el patio la luz se había apoderado de cada rincón y Polipo se encontraba disfrutando de la quietud de la siesta. Cuando el gato se escurrió por debajo del alambrado, nadie pudo verlo. Y cuando Polipo con los ojos enormísimos comprendió la situación, era demasiado tarde. El amarillo e inmenso gato lo tenía atrapado en su boca y huía del gallinero,...

El asno de Kuichú

En la remota Kuichú, nunca en la vida se había visto un asno, hasta que uno de sus vecinos más singulares decidió comprarse un ejemplar durante uno de sus viajes. Un capricho al que no le encontraba ningún uso y que terminó abandonado en las montañas. Un tigre que por allí pasaba, al ver un ser tan raro, pensó que se trataba de la representación...

El león afónico

  En un recóndito rincón africano, vivía un león al que sus cuerdas vocales le impedían rugir como sus semejantes. Un defecto de nacimiento, del que nadie estaba enterado, que le obligó a  adoptar una actitud mucho más tranquila y sosegada que la del resto de sus congéneres, gracias a la cual se granjeo la amistad de todos los animales de...


1 de 5123...Final »

Buscador de cuentos