El águila y la zorra


Hace muchos años, una zorra y un águila, mantenían una amistan tan estrecha, que decidieron irse a vivir juntas y protegerse mutuamente.

Como casa, el águila, eligió un precioso árbol, en el que su futuros polluelos pudieran crecer de forma segura, bajo el mismo y junto a una de las zarzas que por allí crecían, se estableció la zorra con sus pequeños.

Un buen día, la zorra, tuvo que se marcharse a cazar algo para sus pequeños. Mientras su madre estaba ausente, el águila, que estaba tan hambrienta como ellos, aprovechó el momento, para secuestrarlos y darlos de comer a sus polluelos.Cuando la pobre zorra volvió y descubrió lo sucedido, lloró desconsoladamente, ya que nada podía hacer para darle un escarmiento a la que era su amiga. Sin embargo, el destino, le tenía reservado un gran escarmiento a la gran rapaz.

Al ir a robarle un pedazo de carne, que estaba en las brasas a unos pastores, se llevó sin darse cuenta un ascua, con la que prendió de forma involuntaria su nido. Al calor del fuego, los pequeños aguiluchos, cayeron al suelo, pudiendo cobrarse su venganza la zorra.

Moraleja: Nunca se debe traicionar a un amigo, ya que si lo haces, no tardarás mucho en tener una respuesta a tu mal acto.

Escrito por Lucky en Cuentos con moraleja, Cuentos de animales, Cuentos para pensar, Cuentos para reflexionar.

Buscador de cuentos