El jardinero y el perro


Hace muchos años, en un lugar muy lejano, vivía un perro, que pertenecía al jardinero  del pueblo y había tenido la mala fortuna de caerse, de forma accidental en un pozo.

 

El jardinero, al darse cuenta de la situación, intentó sacarle desde arriba, usando todos los medios que tenía a su alcance. Al ver que no podía sacarlo de ninguna otra manera, no le quedó más remedio que meterse dentro del pozo, sujetándose a una cuerda. Tan nervioso estaba el pobre animal, que al ver a su amo bajando por el pozo, pensó que, en lugar de salvarlo, iba a terminar de hundirlo en el agua. Cuando el jardinero, estuvo a su alcance, uso las últimas fuerzas que le quedaban, para morderle.

 

Al sentir los dientes del perro, clavándose en su piel, subió tan rápido como pudo y al llegar arriba, miró al fondo del pozo y dijo:

 

–  Bien lo tengo merecido; ¿quién me manda ir a salvar a un animal cuya única intención era suicidarse?

 

Moraleja: si te ves en algún tipo de apuro, en el que necesites ayuda de los demás, nunca debes despreciar o maltratar a aquel, que quiere ayudarte con la mejor intención del mundo.

Escrito por Lucky en Cuentos con moraleja.

Buscador de cuentos