El ladrón de pelos


La pequeña Valeria, estaba bastante preocupada, porque a su papa, cada vez le faltaba más pelo de la cabeza. Tanto la inquietaba este hecho, que por fin un día le dijo a su padre:
– Papá, ¿por qué tu cabeza está cada vez más pelada?
Su padre, con mucha paciencia, le conto, que existía un pequeño duende, que durante la noche, se dedicaba a llevarse todos los pelos que deseaba, sin poder hacer nada para detenerlo.
Pensando en como poder ayudar a su padre, estuvo despierta toda la noche, hasta que por fin, escuchó a su padre roncando, momento en el cual, se acercó con mucho sigilo a la habitación de sus padres, cargada con un mazo. Se subió a la cama y cuando le pareció ver la sombra del duendecillo, descargó toda su fuerza en la cabeza de su padre.
Al sentir el tremendo golpetazo, su padre se despertó sobresaltado y con un chichón enorme, producido por la inocente Valeria, que miraba triunfante a su padre, con el mazo en la mano.
Papá- le dijo- he estado apunto de darle, pero no he podido atraparlo.
Al descubrir la causante de su chichón, su padre, le contó la verdad de porque estaba perdiendo todo el pelo y aprendió que siempre era mejor contar la verdad a una pequeña mentira.

Escrito por Lucky en Cuentos graciosos.

Buscador de cuentos