El murcipájaro


Hace muchos años, vivía un murciélago tan vago, que el solo hecho de pensar de ir a cazar bichos para alimentarse, lo agotaba terriblemente. Un buen día, cuando volvía a casa a dormir, vio por una ventana, a un pajarillo enjaulado, al que no le faltaba de nada, a pesar de encontrarse encerrado.

Decidido a lograr tener una vida tan cómoda como la del pajarillo, comenzó a frecuentar los lugares en los que jugaban los niños, con la esperanza de que alguno lo adoptara como mascota. Pero, los días fueron pasando y ningún niño parecía reparar en su poco atractiva apariencia. Al darse cuenta de nadie lo iba a querer por su escasa belleza, intentó modificar su aspecto, con algunos elementos que le dieran una imagen más a aproximada a un pájaro.

Fue así como consiguió que un niño, al que no le importaba su ridículo aspecto, se lo llevó a casa y lo puso en una bonita jaula. Tan orgulloso estaba de la hazaña que había cometido, que no se dio cuenta que la comida que su nuevo amo le había puesto en su jaula, no tenía nada que ver con la que consumía habitualmente. Al comprobar que no era esa vida la que deseaba, escapo de la jaula y volvió a su antiguo hogar.

Escrito por Lucky en Cuentos de animales, Cuentos de fantasía.

Buscador de cuentos