El niño sin ombligo


Érase una vez un niño llamado Marco, que había nacido sin ombligo. Una particularidad que lo traía por el camino de la amargura, ya que todos sus amigos tenían uno.

Tras mucho tiempo pensando, decidió compartir su gran pesar con sus padres.

-Mami, mami, ¿Por qué todos los niños tienen ombligo y yo no?- pregunto Marco con gran preocupación-

-Porque naciste sin él. ¿Por qué te preocupa tanto no tenerlo? Es algo que no se necesita para nada en la vida, cuya ausencia no notarás en ningún momento.

A pesar de que su madre se esforzó en ayudarle a superar su tristeza, Marco fue a buscar a su padre, para ver si a él se lo ocurría una mejor solución.

-Papi, papi, ¿tú tienes ombligo? Porque yo no lo tengo

-No debes ponerte triste, por algo a lo que nadie da ninguna importancia. Ve a jugar con tus amiguitos y olvídate de este asunto.

A pesar de que intentó hacer lo que le dijo su padre, cada vez que sus amigos se ponían a jugar con sus ombligos, corría a llorar a su cuarto. Tanto lloró, que una noche mientras dormía, un hada bondadosa, toco con su varita la barriga de Marco, para hacer aparecer un bonito ombligo.

Cuando despertó y descubrió lo que había sucedido, corrió a enseñárselo a sus padres, que cantaron y bailaron junto a el para celebrarlo.

 

 

Escrito por Lucky en Cuentos para bebes.

Buscador de cuentos