El príncipe que no quiso ser Rey


En un lejano país del Norte, vivía un joven príncipe, llamado Cristián, cuyo reino era tan triste que se negaba a ser rey.
El día de su coronación se iba acercando y la gente de la corte, enterada de sus deseos, comentaba inquieta por los pasillos de palacio, las preocupaciones de los ministros.
Un buen día, el príncipe, se escapó del castillo, sin que nadie se diera cuenta, para encontrar el País del sol. Tras mucho caminar, encontró a una campesina, que le dijo que no sabia donde se encontraba ese país, pero quizás su padre si supiera donde estaba.
El leñador, le dijo que sabía de ese lugar, pero que no creía que existiera y que era mejor que abandonara su búsqueda.
Mientras tanto en la corte, los ministros al ver que no volvía, tuvieron que buscar un nuevo rey.
Cristián, siguió buscando con tesón el País del Sol, embarcándose en un barco que marchaba al otro lado del mar y con el que quizás podría llegar a su objetivo. Un día, una tempestad, hundió su barco, salvándose gracias a una ballena, que lo dejó en tierra.
A pesar del cansancio, se adentró en la oscuridad de la noche, y al cabo de un rato, divisó una bonita casa. En ella vivía una mujer, que adoptó a Cristián como si fuera su hijo y le desveló que por fin había llegado al País del Sol.

Escrito por Lucky en Cuentos de fantasía.

Buscador de cuentos