Feliz Cumpleaños


 

Nico, era uno de esos niños, que prefería pasar horas y horas jugando con su ordenador a disfrutar del aire libre junto a sus compañeros de clase. Tantas horas pasaba encerrado, que su piel tenía un color tan blanco como la leche.

 

Los días pasaban y la única preocupación del pequeño, era tener juegos nuevos para su más preciada posesión. Tal era su obsesión, que al llegar su cumpleaños, lo único que les pidió a sus padres, un videojuego de marcianos y un ratón que fuera más preciso que el que tenía.

 

Preocupados por el estado del pequeño, decidieron montar a sus espaldas una gran fiesta de cumpleaños, para intentar a alejarle de tan peligrosa afición.  Cuando llegó el gran día y Nico bajó a desayunar, sus padres le obsequiaron con un bonito pez de colores como regalo. Muy enfadado por no encontrar lo que deseaba, se dirige hasta el jardín.

 

Allí, junto a una gran cantidad de globos, luces y serpentinas, se encuentra con una enorme fiesta, en la que están invitados todos sus compañeros de clase y en la que una gran tarta lleva escrito su nombre. Fue entonces, cuando se dio cuenta de lo equivocado que había estado todo este tiempo y de lo mucho que le gustaba jugar con sus amigos.

 

Desde ese día, Nico sale a jugar con sus amigos y usa su ordenador durante muy poco tiempo.

Escrito por Lucky en Cuentos infantiles, Cuentos para leer, Los mejores cuentos.

Buscador de cuentos