La alfombra voladora


En una ciudad oriental, vivía un viejo comerciante de alfombras, el cual, tuvo que marcharse unos días de su hogar, dejando su tienda al cuidado de su ayudante Alí.
Le indicó, que podía vender todas las alfombras que quisiera, menos una muy antigua que estaba en un rincón.
Al día siguiente, un elegante hombre, entró en la tienda y le pregunto por la vieja alfombra, la cual le vendió como si fuera recién salida del telar, a pesar de las advertencias de su amo.
Cuando volvió y Alí, le contó lo sucedido, el comerciante se enfado mucho, ya que era una alfombra voladora. Como era natural, Alí le prometió recuperarla, buscando en primer lugar en la plaza del mercado, en donde pudo ver al hombre comprando una tinaja, en la cual se introdujo.
Subido en su alfombra, el hombre se marchó hasta su hogar, en el que estaba esperando su hija, cuyo regalo era la tinaja. Este hombre era un poderoso sultán, que poseía maravillosos palacios.
Al ir a mirar en la tinaja, su hija, se encontró con el joven Alí, al que identifico primeramente con un príncipe traído por su padre para casarse con ella. A pesar de que su padre le revelo la verdadera naturaleza de Alí, sus deseos de casarse con él, permanecieron intactos.
A pesar de que el sultán se negaba a aprobar la boda, el empeño de su hija, pudo más y consiguieron casarse felizmente, no sin antes, devolverle la alfombra al comerciarte, el cual se la dio como regalo de bodas.

Escrito por Lucky en Cuentos infantiles.

Buscador de cuentos