La Bella Durmiente


Tras muchos años de espera, los reyes, por fin, vieron colmada su felicidad, con el nacimiento de su primera hija.  A su bautizo invitaron a casi todos los habitantes del reino y criaturas mágicas que por allí vivían, las cuales colmaron de todo tipo de regalos a la recién nacida.

Cuando le llegó el turno de entregar los dones, por parte de las hadas, todos se dieron cuenta de que faltaba la más fea y malvada del bosque, a la que nadie había invitado. Sin embargo, el hada malvada, hizo acto de presencia, lanzando a la niña la siguiente maldición:

-Cuando llegue a la edad de 15 años, morirá a causa de un pinchazo con una rueca.

Por suerte, la última de las hadas, pudo cambiar su destino y transformar el pinchazo mortal, en un sueño de 100 años.

Aunque su padre, puso todo el empeño del mundo en retirar y quemar todas las ruecas de palacio, una sirvienta, conservaba una en sus escondidos aposentos. Cuando llegó a la edad indicada, la niña, encontró la habitación de la mujer y en un descuido, se pinchó un dedo, tal y como dijo el hada.

Así permaneció durante 100 años, hasta que un valeroso príncipe, encontró el palacio y vio durmiendo en su cama, enamorándose al instante de ella y dándole el beso, que rompió el hechizo.

Escrito por Lucky en Cuentos de princesas.

Buscador de cuentos