La burbuja de cristal


Había una vez un lejano país, salpicado de extensos bosques, caudalosos ríos y prados verdes, en los que los ganados podían pastar durante todo el año, gracias a la enorme cantidad de lluvias que caían a lo largo del invierno. Unas precipitaciones, que no tenían nada contentos a sus habitantes, los cuales preferían poder gozar de buen tiempo para charlar con sus vecinos en la calle.

Harto el rey de sus continuas quejas, decidió pedir consejo a su pequeña corte de sabios, para poner fin a este problema de una manera que satisficiera a todo el mundo. Tras muchas reuniones y discusiones sobre lo que podían utilizar, llegaron a la conclusión, que lo mejor para el reino, sería construir una enorme burbuja de cristal que no permitieran pasar la lluvia.

Medida, que fue muy aplaudida por todos los habitantes, ya que por fin podían salir a la calle sin preocuparse por nada. Una solución, que muy pronto comenzó a ser cuestionada, cuando los verdes prados, los caudalosos ríos y toda la naturaleza en su conjunto empezó a marchitarse por la falta del preciado líquido elemento.

Dándose cuenta de lo errado de su comportamiento, instaron al rey a que volviera a reunir a los sabios, para que hicieran desaparecer la burbuja y nunca más vieron a la lluvia como algo que les impedía hacer su vida.

Escrito por Lucky en Cuentos sobre el agua, Los mejores cuentos.

Buscador de cuentos