La gata encantada


En un reino muy, muy lejano, vivía un inteligente y virtuoso príncipe, al que todos sus súbditos miraban con admiración. Todas las muchachas del reino, suspiraban por ser elegida por él, para convertirse en su esposa. Pero su príncipe, no parecía estar interesado en ninguna de ellas. En lo único que mostraba verdadero interés, era en juguetear con su gatita Zapaquilda.

 

Durante uno de estos juegos, exclamó:

 

-Oh pequeña y bella gatita, si en lugar de animal fueras persona, no dudaría en casarme contigo.

 

El Hada de los Imposibles, siempre atenta a cualquier tipo de deseo, le dijo:

 

-Ya que tanto lo deseas, haré realidad tu sueño.

 

Al mirar hacia el lugar en el que estaba Zapaquilda, el príncipe encontró a una hermosísima muchacha, con la que quiso casarse al instante.

 

Un día después, se celebraba la boda del príncipe y de la preciosa joven, a cuyo banquete estaban invitados todos y cada uno de los habitantes del reino. Cuando todos parecían estar pasándolo en grande, un pequeño ratoncillo entró en la sala, propiciando que la nueva princesa, se lanzara a comérselo. Arrepentido de su deseo, el príncipe llamó una y otra vez al Hada de los Imposibles, para que deshiciera el encantamiento, pero no hizo caso a sus ruegos, dejando al pobrecillo con un palmo de narices.

Escrito por Lucky en Cuentos de fantasía, Cuentos de hadas.

Buscador de cuentos