La noche de Halloween


Marcos y sus amigos, decidieron reunirse en la noche de Halloween, para ir a pedir dulces por todas las casas del pueblo. Después de pedirles permiso a sus padres, todos se dirigieron al punto acordado, disfrazados de su personaje de terror favorito.

 

Disfraces, con los que recorrieron todas las casas del lugar y gracias a los que se hicieron con un gran botín de golosinas. Tan contentos estaban, que no se dieron cuenta de que habían llegado a la casa más terrorífica del pueblo. Una casa, en la que todo el mundo creía que vivía una bruja y su monstruosa familia, a la que ningún niño osaba acercarse.

 

A pesar del tétrico aspecto de la casa y la horripilante decoración del exterior, se armaron de valor y tocaron a la puerta, la cual se abrió de par en par sin que nadie pusiera su mano en ella. Con más miedo que vergüenza, entraron en la casa, encontrándose en el pasillo a un horrible vampiro.

 

Asustados por su presencia, corrieron por toda la casa, metiéndose en la cocina, en la que esperaban encontrar refugio. Lo que no se podían esperar, es que allí hubiera una bruja, que en lugar de asustarles, les ofreció una bandeja llena de apetitosos dulces.

 

Pasado el susto y tras entender que aquellas personas no querían hacerles daño, les dieron las gracias por ser tan amables con ellos y se marcharon de allí, prometiéndoles volver en otra ocasión.

Escrito por Lucky en Cuentos de miedo.

Buscador de cuentos