La ovejas charlatanas


En un lugar muy remoto, vivía un hombre, que dedicaba su vida a la cría y cuidado de ovejas. Un buen día, le compró a un ganadero, un nuevo rebaño para su granja. Cuando dejó a las ovejas en el prado, se dio cuenta de que no paraban de balar y balar en todo día, algo que se hacía bastante molesto para el pastor, ya que no parecían escuchar todas y cada una de las ordenes que les daba.

Desesperado ante esta situación, intento que las ovejas se callaran de mil y una maneras, pero no tuvo suerte. Hasta que se le ocurrió una genial idea, compró una oreja enorme y la instaló en su camión.

Las ovejas, al encontrarse con tan extraño artefacto, dejaron su interesante conversación y acercándose a la oreja, comenzaron a contarle todas aquellas cosas que les preocupaban, incluso si el camión se cambiaba de lugar, las ovejas lo perseguían.

Al final, nuestro amigo pastor, comprendió, que lo único que querían sus ovejas, era tener a alguien que pudiera escuchar sus problemas, siempre que lo necesitaran. Gracias a este descubrimiento, el pastor, por fin pudo comunicarse con sus ovejas y el silencio y la tranquilidad volvieron a la granja.

Escrito por Lucky en Cuentos graciosos.

Los últimos cuentos publicados en tu correo electrónico:
Buscador de cuentos