La pizarra mágica


 

Un día, mientras Pablito iba paseando por el bosque, descubrió el en tronco de un enorme árbol, una inmensa pizarra, junto a una caja llena de tizas que brillaban de forma inusual. Maravillado ante tal visión, tomó una tiza entre sus manos y empezó a dibujar todo tipo de árboles y animales que viven en el bosque.

Asombrosamente, todo lo que el pequeño dibujaba, comenzaba a cobrar vida ante sus ojos. Tan emocionado estaba por tal circunstancia, que comenzó a crear un maravilloso universo lleno de vida, en el que incluyó a toda su familia gozando de una estupenda merienda en el campo. Una merienda llena de comida, en la que también dibujó la basura que sus padres y hermanos dejaban siempre que pasaban una jornada en la naturaleza.

Basura, que al volverse real, empezó a marchitar todos los lugares del bosque en los que Pablito la había colocado. Asustando ante tal circunstancia, corrió todo lo que pudo para borrar la basura y conservar su preciosa creación. Gracias a sus veloces piernas, todo quedó en un susto y pudo seguir jugando.

Un día tan divertido que jamás pudo repetir, ya que la pizarra desapareció sin dejar rastro, pero del que obtuvo una valiosa lección: para conservar ese bonito entorno, toda la basura y los desperdicios deben ser recogidos y eliminados en el lugar adecuado.

Escrito por Lucky en Cuentos para niñas, Cuentos para niños, Cuentos para pensar.

Buscador de cuentos