La venta del asno


Había una vez, un avejentado asno, al que su amo, un jovenzuelo muy astuto, deseaba vender a toda costa. Para conseguir su objetivo, dedico una mañana a lavarlo y peinarlo,  para que se viera lo más bonito posible y lo cubrió con una maravillosa albarda dorada, ocultando las marcas que la edad había dejado en el.

Cuando termino su trabajo, bajo al pueblo, para ver quien era el incauto que le compraba el asno. Al pasar por la casa del alfarero, al que llamó enormemente la atención el animal, le dijo:

-Bonito asno muchacho ¿por cuánto me lo venderías?

-Lo siento por vos alfarero, pero este animal no lo vendería ni por todo el oro del mundo.

Tanto deseaba el hombre al asno, que no dudo en pagar todo lo que le pidió el muchacho por el. Acto seguido y antes de que se pudiera dar cuenta del engaño,  se marchó raudo y veloz con su dinero.

Todos en el pueblo, se maravillaban por la compra del alfarero, menos el panadero, al que el animal le dio mala espina desde el primer momento. Para demostrar que no se equivocaba, despojó al animal de sus ricos ropajes, desvelando el desastroso estado en el que se encontraba el asno y el engaño del que había sido objeto el alfarero.

Escrito por Lucky en Cuentos infantiles.

Buscador de cuentos