La zorra y las uvas


En un bosque muy lejano, al llegar el mediodía, una zorra muy hambrienta iba buscando su comida. Sin ningún inocente animalillo que llevarse a la boca, se encontró con una hermosa y frondosa parra, de la que colgaban unos hermosos y apetecibles racimos de uvas.

 

Tanta era el hambre que tenía, dejo de pensar en otras presas y se concentró en dar con la forma de alcanzar este pequeño manjar. Primero intentó saltar todo lo alto que pudo para llegar a la primera uva del racimo y tirar de él hacia abajo, pero no consiguió rozar tan siquiera su objetivo. Después, se le ocurrió la gran idea de trepar por su tronco y comer todo lo que estuviera a su alcance, pero sus uñas no eran lo suficientemente fuertes para agarrarse a la parra.

 

Tras muchos intentos, en los que únicamente conseguía un fracaso tras otro, dijo en voz alta:

 

-No pienso perder un minuto más para atrapar unas uvas que no están ni siquiera maduras.

 

Si hay algo que no consigues tras muchos intentos, no debes impacientarte, pues tal y como hizo la zorra con las uvas, siempre podrás decir tan ricamente: ¡No está maduro! y pasar de ello olímpicamente.

Escrito por Lucky en Cuentos de animales, Cuentos infantiles.

Buscador de cuentos