Los dos perros


En un lugar muy lejano en medio de un frondoso bosque de robles, un hombre compartía su existencia junto a sus dos perros apaciblemente. Uno de los perros, estaba entrenado para ayudarle a conseguir alimento y el otro dedicaba su existencia a cuidar de las posesiones de su dueño.

Cuando salía en busca de alago para poder comer, elegía por compañero al primero por ser el mejor en esa labor y a la vuelta, si la suerte le había acompañado, siempre solía darle una parte de la pieza que hubiera cazado al perro que celosamente guardaba sus posesiones.

Al ver tan gran injusticia, el perro de caza le dijo a su compañero:

-Maldito perro vago ¿Por qué disfrutas de algo por lo que no has movido ni un solo músculo?

-Comprendo tu enfado-dijo el otro con los ojos mirando al suelo- pero no es culpa mía que nuestro dueño te haya preferido a ti para cazar y a mí para proteger sus posesiones. Si tan injusto te parece, ve a quejarte a él y a mí déjame tranquilo disfrutar de esta deliciosa carne.

Moraleja: No dependas nunca del esfuerzo ajeno, pues este, por alguna una otra razón siempre terminará fallándote.

Escrito por Lucky en Cuentos clásicos, Cuentos con moraleja.

Buscador de cuentos