Los siete cabritillos y el lobo


Hace mucho tiempo, vivía una mama cabra junto a sus siete cabritillos, en una casa cerca del bosque. Un buen día la cabra, tuvo que salir a buscar alimento para sus pequeños, antes de marcharse, les advirtió que solo deberían abrir la puerta si veían su blanca pata aparecer por debajo.

Tras su partida, un feroz lobo que llevaba mucho tiempo soñando con darse un gran festín con los pequeños cabritos, se acercó a la puerta y les dijo:

-Abridme la puerta mis pequeños, pues ya conseguido la comida que iba buscando.

A lo que los cabritillos respondieron:

-Si eres nuestra mamá, enséñanos tu  pata por debajo de la puerta y si es blanca como la nieve, te abriremos.

Al ver que no podía engañarlos, se marchó hasta un lugar, en el que podría solucionar su problema. Fue así como llegó hasta el panadero del pueblo, que tras ser amenazado por el lobo, le modeló una pata falsa, con la que esperaba engañar a los cabritillos y llenar su estómago.

Un engaño, que resultó efectivo y que termino con seis de los cabritillos en su enorme barriga. El séptimo, el más pequeño, corrió a contarle a su madre lo que había sucedido con sus hermanos.

Por suerte para la cabra, el lobo, estaba tan satisfecho, que se quedó durmiendo no muy lejos de allí. Esperando que sus chiquitines estuvieran vivos, abrió la panza del vil animal, sacando a sus hijos sanos y salvos. Para vengarse del lobo, relleno el hueco con grandes piedras y le cosió la barriga con gran precisión, algo que le causó un gran dolor y que hizo que al levantarse, tropezara y se cayera con todo su peso en lo más profundo del río.

Escrito por Lucky en Cuentos de animales, Cuentos infantiles.

Buscador de cuentos