Los tres cerditos


En un lugar muy lejano, vivían tres hermanos cerditos, a los que les encantaba la música. Un buen día, decidieron marcharse junto a sus instrumentos favoritos, a ver el mundo que les rodeaba.

Cansados de ir de un lado a otro, decidieron establecerse en un hermoso lugar, en el que comenzaron a construir 3 bonitas casas, de diferentes materiales. El más pequeño, decidió hacerla de paja, ya que era un material más barato y sobretodo, con el que era más fácil construir.

El mediano, al que tampoco le gustaba trabajar demasiado, eligió la madera para construir su casa, ya que era muy fácil encontrarla por el entorno y con ella, tampoco iba a resultarle muy complicado terminar su vivienda.

Tan pronto finalizaron sus hogares, que se pusieron a cantar y bailar, mientras se burlaban del cerdito mayor, por estar perdiendo su tiempo en hacer su casa de ladrillo.

Pero, un buen día, apareció un lobo hambriento, al que las casitas de los tres cerditos, le parecieron muy fáciles de derribar. Y estaba en lo cierto, con las dos primeras, que sucumbieron rápidamente a sus soplidos, sin embargo, la del cerdito mayor, era imposible de derribar. El lobo, desesperado por el hambre, decidió introducirse por la chimenea, con tan mala suerte de caer en un caldero de agua hirviendo, que le sirvió de escarmiento para no volver a molestar a los cerditos jamás.

Escrito por Lucky en Cuentos de animales, Cuentos infantiles.

Buscador de cuentos