Pedro y el lobo


En un lugar muy remoto, vivía hace mucho tiempo, un pequeño pastorcillo llamado Pedro, que pasaba la mayor parte del día pastoreando a sus ovejas. Tanto tiempo libre tenía Pedro, que comenzó a idear mil y un planes divertidos, con los que poder llenar esos grandes momentos de soledad.

Uno buen día, decidió poner en práctica uno de esos planes, que consistía en acercarse al pueblo en el que vivía y gritar a pleno pulmón:

-El lobo, el lobo se acerca. Por favor ayudarme.

La gente, al escucharlo, comenzó a correr en la dirección en la que iba el pastorcillo, acompañados de todas las armas que habían encontrado por su camino, para hacerle frente al lobo. Sin embargo, cuando llegaron al lugar en el que estaba, supuestamente el animal, no encontraron nada.

Tanto se divirtió Pedro, que esperó a que pasara el tiempo suficiente, para repetir nuevamente la broma. Otra vez, volvió a pedirle ayuda a la gente, para librarse del ataque del lobo, siendo nuevamente mentira.

Pero, por desgracia, un mal día, el lobo, hizo acto de presencia entre su rebaño y aunque pidió desesperadamente ayuda a la gente del pueblo, nadie creyó su historia y tuvo que presenciar, como por culpa de sus bromas y mentiras, moría la mitad de su rebaño

Escrito por Lucky en Cuentos infantiles, Cuentos para leer.

Buscador de cuentos