Toby y sus amigos


Hace muchos, muchos años, vivía un precioso perro llamado Toby que vivía una vida tranquila y feliz con su familia. Un buen día, cuando el animal esperaba impaciente su ración de comida habitual, se dio cuenta de que esta era mucho más pequeña. Cada día que pasaba, su plato iba vaciando cada vez más y las cosas parecían estar bastante lejos de mejorar.

 

Esta terrible situación, llevo a Toby a buscar comida fuera de casa. Una tarea que no resultaba nada sencilla para un perro como él, acostumbrado a que sus amos le alimentaran. Pasadas unas semanas, en las que su aspecto era cada vez más triste, la señora Watterson, pensó que se trataba de un perro abandonado y comenzó a dejarle una bolsa con comida, delante de su casa.

 

Cada mañana, al salir de casa, Emma Watterson, comprobaba si su peludo amigo se había comido lo que ella le dejaba la noche anterior. Tras unos cuantos días, Emma se quedó bastante sorprendida, al ver que el animal, no solo no dejaba ningún resto de comida, sino que además se llevaba las bolsas que ella le ponía. Intrigada por este comportamiento, decidió esperar su llegada y seguirle, para descubrir lo que estaba pasando.

 

Pasados unos minutos de persecución, en los que Toby parecía saber muy bien a donde dirigirse, la señora Watterson descubrió por fin su gran secreto: el perro no se estaba llevando las bolsas de comida para disfrutar de su banquete en solitario, lo hacía porque quería compartir esa comida, con el resto de los animales de su familia.

Escrito por Lucky en Cuentos de animales, Los mejores cuentos.

Buscador de cuentos